¿FLACIDEZ? ¿QUÉ HAGO PARA DISIMULARLA?

Si ya has entrado en ese maravilloso mundo de los 30 años avanzados, habrás notado que tu piel ha ido cambiando y que no es tan tersa como con 20. No te preocupes, es solo una etapa nueva en tu vida que con unos trucos unos hábitos muy fáciles podrás mantener a raya esa flacidez inminente.

Con el paso del tiempo son muchos los cambios que se producen en nuestra piel. Uno de los que más preocupan a nuestras clientas es la flacidez. Y es que a partir de los 30 la regeneración de la piel se vuelve más lenta y nuestra piel poco a poco comienza a envejecer. Cuando tenemos 40 años la producción de colágeno de nuestro cuerpo se reduce a la mitad y la renovación de las capas de la epidermis se vuelve más lenta.

CONSECUENCIA: Aparición de la flacidez.

A parte de la edad, que es algo contra lo que no se puede lidiar, la flacidez se acentúa por otras causas contra las que sí que podemos hacer algo:

  • Sedentarismo: No tener una vida activa, es una de las principales causas de la flacidez. Si nuestro trabajo es de oficina o delante del ordenador, lo ideal sería que por lo menos dedicáramos 30 minutos al día de ejercicio físico en la medida que nuestra constitución y energía nos lo permita.
  • Sobrepeso: Esta opción está muy unida a la anterior. El sobrepeso, aparte de ser un desajuste hormonal en muchos casos, está unido a un estilo de vida sedentario y a una mala alimentación. Por otro lado, cuando tienes sobrepeso y comienzas a cuidarte y a ponerte en forma, también puede ocurrir que se muestres signos de flacidez en tu rostro.
  • Nutrición: Habrás escuchado el dicho “somos lo que comemos” ¿no? Es una verdad como un templo, todo de lo que te alimentes se va a reflejar en tu piel. Si comes orgánico, fresco y una dieta baja en carbohidratos, es más que probable que logres reducir los signos de la flacidez.
  • Embarazos: Todos los cambios hormonales que se producen en este estado no ayudan a que nuestra piel se mantenga firme. Pero hay muchas cremas y ejercicios que nos van a hacer los días más fáciles en esta etapa tan bonita de nuestra vida.
  • Extrés: El estrés del día a día en el trabajo, en casa… Es uno de los agentes que más pasan factura en nuestra piel.
  • Consumo de tabaco y/o alcohol: Estos dos hábitos son determinantes a la hora de acelerar los signos de la vejez en nuestra cara. Con el tabaco se desarrolla una vejez prematura e incluso el color de nuestra piel puede llegar a cambiar por un tono más “grisáceo”. El consumo de alcohol de manera agudizada, deshidrata nuestra piel y la vuelve más frágil.

Además de la flacidez, debido a la pérdida de capacidad para regenerarse, en la piel pueden aparecer arrugas profundas o manchas oscuras. Y todo ello se produce en todas las partes de nuestro cuerpo. Muchas veces cuando llevamos a cabo nuestra rutina diaria, nos centramos en la parte más visible que es el rostro, pero debemos cuidar toda la piel. Os recordamos que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y hay que cuidarlo por igual.

CONSEJOS PARA COMBATIR LA FLACIDEZ

Es muy complicado acabar con ella. No existen métodos naturales ni milagrosos. Pero si hay formas de mejorar el aspecto de nuestra piel y reducir su envejecimiento. Os dejamos algunos consejos para que podáis ralentizar los efectos de la flacidez. Recuerda que una vida saludable y equilibrada es tu mejor aliada.

  • Seguir una serie de hábitos saludables con una buena alimentación.
  • Se recomiendan duchas de agua fría o tibia para tonificar y reactivar la circulación de nuestra piel.
  • Realizar gimnasia facial que ayude a tener un rostro terso ya que mantiene los músculos activos y tonificados.
  • Dar masajes en zonas propensas a la flacidez, como los muslos, abdomen o glúteos.
  • Proteger a la piel de los efectos externos del clima como el aire, la contaminación… pero, sobre todo, del sol.
  • Desmaquillarse adecuadamente y mantener una higiene del cutis.

PERO… ¿Y LAS CREMAS REAFIRMANTES?

Además de cuidar nuestro cuerpo en general a través de la alimentación y los buenos hábitos es necesario ayudar a nuestra piel. Es decir, aplicar productos nutritivos e hidratantes. En este caso, las cremas reafirmantes. Este tipo de cremas han de comenzar a aplicarse en el momento en el que la flacidez aparece, ya que no tienen efectos preventivos, si no que su función es tonificar, reforzar las fibras elásticas y ayudar a la regeneración celular. ¿Por qué? Por las vitaminas, proteínas y nutrientes que contiene. Para que sea una buena crema reafirmante, ésta ha de contener colágeno, elastina, retinol, vitamina A, B, C y E, ácido hialurónico, coenzima Q10, aloe vera, té verde…

¡UN CONSEJO!

Antes de aplicar estas cremas, te aconsejamos realizar una exfoliación corporal para que nuestra piel absorba los principios y nutrientes del producto fácilmente, ya que habremos retirado células muertas de las capas exteriores de nuestra piel.

Donde además también contamos con un plan reafirmante muy especial ya que está avalado por la profesionalidad de THALGO.

  • Cremas PRODUCTOS CACHÉ

Firmeza & Lifting 102,30€

Sérum Vitamina c + Crema efecto seda + Protector Solar 50+

Bienvenida/o a tu centro de Peluquería y Estética Avanzada en Valladolid.

Un espacio único para sacar tu mejor versión y brillar.

Desarrollado por Timpulsa | Copyright © 2020